Los procesos cognitivos

El proceso cognitivo también es conocido por la comunidad científica con el nombre de “procesos de pensamiento”, “desarrollo cognitivo” o de “procesos mentales”.
Los procesos cognitivos se encuentran relacionados con el atender, memorizar, percibir, recordar y pensar. Constituyen una parte relevante de la producción superior del desarrollo humano.

Esta serie de funciones o tareas se encargan en un principio de determinar las sistematizaciones intelectuales y también de las conductas que generan dichos conocimientos.

El proceso cognitivo puede ser comprendido como la habilidad mediante la cual los seres humanos a través de la percepción y la experiencia previa procesan la información que se presenta en el entorno.


Existen un conjunto de maneras para sistematizar la información, sin embargo, en esta oportunidad haremos hincapié en la cognición en relación al aprendizaje, memoria, razonamiento y resolución de conflictos.

¿Qué hace el proceso cognitivo? Nos permite resolver conflictos con nuestra familia, recordar una fiesta de cumpleaños y hasta inclusive, decidir cambiar nuestra dieta para tener un estilo de vida más saludable.

¿Qué son los procesos cognitivos?

Cuando intentamos comprender qué son los procesos cognitivos debemos tomar en cuenta que se refieren a todas aquellas labores que el cerebro se encuentra ejecutando día tras día.

La cantidad de comportamientos y pensamientos que se generan a través de los procesos cognitivos es sumamente amplio, abarcando por ejemplo, a la recuperación y almacenamiento de información, asociación y a la percepción.

Los procesos cognitivos no sólo agrupan e identifican información del medio ambiente, también nos permiten explorar el mundo a través del análisis y la adaptación del conocimiento que se genere.

Una de las particularidades de los procesos cognitivos es que a través del conocimiento existente pueden llegar a generarse nuevos conocimientos.

La cognición humana puede componerse tanto de procesos conscientes como inconscientes. Esto quiere decir, que lo concreto, abstracto, asuntos conceptuales o inclusive intuitivos pueden generarse constantemente.
La clasificación de los procesos cognitivos se subdivide en dos grupos: los básicos y los “complejos” o llamados también como “superiores”.

Procesos cognitivos básicos:

Los procesos cognitivos básicos son todos aquellos que se encuentran relacionados con toda aquella actividad humana. Dentro de esta subdivisión se encuentran incluidos la sensación, la percepción, la atención y la memoria.

La sensación:

La sensación puede generar efectos automáticos en el organismo. Usualmente la sensación se encuentra acompañada por procesos de orden fisiológico.
Los estímulos presentes en el entorno primero alcanzan nuestros sentidos y permiten filtrar información sobre el mundo exterior.
Después de que el organismo recibe la información, la percepción se encarga y poco a poco comenzamos a interpretar dichos estímulos.
La sensación es una impresión que generalmente viene acompañada de estímulos externos como por ejemplo: pincharse con una aguja, quemarse con agua caliente en la cocina o hasta inclusive, tocar la nieve.
Otra de las características de la sensación, es que puede generar recuerdos negativos o positivos dependiendo de la experiencia que tenga el individuo ante situaciones típicas que se le presenten en la vida.

La percepción:

La percepción vive a cuentas de la actividad neuronal del cerebro y consiste como se mencionó anteriormente en la representación que proviene de la sensación.
Este proceso de caracteriza por la organización de la información y especialmente suele desarrollarse en la infancia. Su interpretación y ágil representación se logra a través de los estímulos.

Percepcion
La percepción suele ser subjetiva. En términos científicos existe un concepto denominado “predisposición perceptiva”, en el que a menudo percibimos lo que esperamos ver o lo que tiene sentido para nosotros.

La atención y la memoria:

La atención es un proceso que se encuentra relacionado con la motivación. Es posible que en esta subdivisión se requiera de la ayuda de los adultos para que los niños la realicen correctamente.
La atención se da cuando el individuo comienza a captar activamente lo que ve y oye y comienza a fijarse en ello en lugar de observar o escuchar simplemente de pasada.
La memoria por otra parte, nos permite codificar ciertos datos que se reciben del entorno, para posteriormente consolidarlos y recuperarlos para otra ocasión.
Dependiendo de la situación, los seres humanos pueden acudir a ciertos tipos de memoria: a la sensorial, a corto plazo, a largo plazo, entre otras.
Existe una relación directa entre memoria y atención porque muchos de los problemas de memoria son consecuencia de no prestar atención suficiente o de no haber procesado con más detalle la información.

Procesos cognitivos superiores:

Los procesos cognitivos de orden superior también son denominados como procesos cognitivos altos o complejos. Son aquellos pertenecientes a todas aquellas habilidades del pensamiento.
Para poder realizar los procesos cognitivos superiores es indispensable saber que estos no se adquieren si no se desarrollan primeramente los procesos cognitivos básicos.

Los procesos cognitivos superiores poseen tres subdivisiones: el proceso del lenguaje el de la inteligencia y el de la creatividad.

El lenguaje:

El lenguaje es una capacidad meramente propia que permite expresar sentimientos y pensamientos a través de las palabras.
Somos capaces en dicho proceso de producir, comprender y distinguir palabras para poder comunicar lo que deseamos.
El desarrollo del lenguaje es producto de una labor que se ejecuta durante toda la vida, por ello, las habilidades comunicativas de cada persona pueden variar significativamente y se pueden mejorar con la práctica.

La inteligencia:

Se considera dentro de la clasificación de procesos cognitivos superiores puesto que es una facultad de la mente que permite razonar, entender y tomar decisiones ante circunstancias que se van presentando en la realidad.
Para lograr el desarrollo de la inteligencia, el individuo debe tener un papel activo para lograr construcción cognitiva y una adecuada interacción para el desarrollo del lenguaje.
Existen distintos tipos de inteligencia como por ejemplo: la lingüística, la matemática y la inteligencia musical. Cada individuo puede desarrollar una con mayor intensidad.

La creatividad:

La creatividad permite generar pensamientos que pueden llegar a ser impresionantes. Este proceso mental superior permite tomar decisiones, resolver conflictos y generar ideas.
A través de conceptos conocidos, ideas y nuevas asociaciones se pueden generar nuevas ideas o conceptos.
La creatividad también puede entenderse como “pensamiento original”, “pensamiento creativo” o “pensamiento divergente”.

¿Cómo funcionan los procesos cognitivos?

El funcionamiento de los procesos cognitivos inicia con el acceso a la información a través de los sentidos, es decir, a través de la percepción.
Posterior a ello, el individuo a través de la atención y concentración proyecta los conocimientos que interioriza y almacena en su memoria.
Una vez se procesa e interpreta la información en la memoria, el individuo ya puede generar y expresar sus ideas a través del lenguaje, la inteligencia y creatividad.
Los procesos cognitivos básicos y superiores trabajan en simultáneo para que los seres humanos puedan almacenar la información y utilizarla cuando sea necesario.

¿Cómo trabajar los procesos cognitivos?

Los procesos cognitivos pueden mejorar en cualquier etapa del transcurso de nuestras vidas siempre y cuando pongamos en práctica y tengamos un constante seguimiento de los mismos.
Mantener buenos hábitos alimenticios, hacer algún deporte y descansar puede tener efectos positivos para mejorar el desempeño de las tareas.
Se ha comprobado científicamente que leer también permite que se generen nuevos conocimientos de comunicación y, por otra parte, nos permite también generar un mayor pensamiento crítico ante nuestro entorno.

Existen otro tipo de actividades como utilizar la tecnología para mejorar el conocimiento, reflexionar sobre el progreso y realizar actividades creativas, las cuales también pueden ayudar a desarrollar los procesos cognitivos.

¿Qué procesos cognitivos intervienen en el aprendizaje?

En el proceso cognitivo intervienen múltiples factores para alcanzar el aprendizaje.
La intervención de dichos procesos en gran medida depende de qué estímulos se generen a través de la observación, comparación, asociación e interpretación.
Por lo tanto, identificar el funcionamiento del mundo a través de colores, sonidos y sentidos, hallar similitudes o diferencias, hasta inclusive dar significado propio a las experiencias juega un papel clave para la intervención del aprendizaje.
Las características anteriormente mencionadas deben conectarse entre sí para generar mayores oportunidades para el procesamiento de la información.

3.8 (75%) 20 vote[s]